PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
11 de agosto de 2020

La senadora tiene una historia de aplicación dura de la ley por delitos menores

Syracuse, NY.- El nombramiento del ex vicepresidente Joe Biden de la senadora Kamala Harris como su compañera de fórmula demuestra la consistencia del candidato presidencial, de profundizar su larga historia de aplicación excesiva de la ley y criminalización de delitos menores relacionados con drogas, que afecta especialmente a las minorías.

En un año de levantamiento social a nivel nacional contra la violencia policial, Kamala Harris, que pasó 25 años trabajando en funciones de seguridad pública, es una selección irónica. Su campaña para la presidencia terminó rápidamente cuando abandonó la carrera dos meses antes del Caucus de Iowa y tres días antes de la fecha límite para poder estar en la papeleta electoral en su estado natal de California, donde estaba muy débil en las encuestas. Parte de su declive fue causado por la consternación de los votantes por su decisión de no apoyar el proyecto de “Medicare para todos”, cuando en cambio modificó su posición para apoyar subsidios a un seguro médico privado. Sin embargo, continuó su campaña con un mensaje confuso que daba a entender de forma engañosa que aún apoyaba “Medicare para todos”.

Si bien Joe Biden fue el principal arquitecto legislativo de la criminalización excesiva de las drogas ilegales y el encarcelamiento masivo desde su tiempo en el Comité Judicial del Senado, el historial de Harris como Fiscal Distrital, y luego Fiscal General del Estado de California, fue como soldado de la estrategia dura del ahora candidato presidencial. Como Fiscal de Distrito de San Francisco, los procesos judiciales relacionados con drogas aumentaron desde un 56% en 2003 a 74% en 2006.

En 2019, Harris admitió haber fumado marihuana en su época universitaria. Sin embargo, como Fiscal General de California, de 2011 a 2017, envió al menos a 1,560 personas a prisión por delitos relacionados con esa droga. En 2014, una semana después de que el diario New York Times apoyara la despenalización de la marihuana, Harris solo se rió cuando se le preguntó si apoyaba esa legalización. Ahora, nuevamente contradiciendo sus propias posiciones, Harris apoya terminar con las leyes federales contra la marihuana, una posición que no apoya Biden.

Biden patrocinó los proyectos de sentencias criminales obligatorias, y Harris defendió una de las peores leyes de ese tipo en EE. UU., la llamada “ley de 3 crímenes” (“tree strikes law”) de California que también se aplicó a crímenes federales menores (esta leyes elevan las sentencias a prisión de por vida para personas acusadas de 3 delitos, aunque alguno de ellos sean menor). Hizo campaña contra una iniciativa de los votantes para reformar esta ley, de manea de exigir que estos 3 delitos que provocaban prisión de por vida, se decretaran a partir de delitos graves o de carácter violento. Harris no adoptó ninguna posición sobre dos iniciativas sometidas al voto de los ciudadanos en 2012 y 2014 que reducían el castigo por delitos de bajo nivel, y que daba a los jueces más flexibilidad en la sentencia. Ambas iniciativas fueron aprobadas sin su apoyo.

Después del asesinato de Michael Brown en Ferguson, Missouri, los temas de la responsabilidad de la policía y la brutalidad de los oficiales llegó a ser discutido en la legislatura de California. Harris se negó a adoptar una posición en el tema sobre la discriminación racial por parte de la policía. Además, como Fiscal General de California, se negó a investigar tiroteos policiales altamente cuestionables en Los Ángeles el año 2014 y en San Francisco, en 2015.

PARA MAYOR INFORMACIÓN
Patricio Zamorano
Director de Medios Hispanos, [email protected]

Howie Hawkins 2020

Sign up to stay in touch

You have Successfully Subscribed!

Share This

Share This

Share this post with your friends!

X
X