Howie Hawkins, candidato del partido verde a presidente de los EEUU: Por qué decidí postularme

Escribo para hacerles saber que he decidido buscar la nominación del Partido Verde para presidente de los Estados Unidos. He decidido lanzarme a la candidatura porque muchos verdes y progresistas independientes y socialistas me han instado a hacerlo. Hemos concebido una campaña diseñada para hacer crecer rápidamente al Partido Verde a medida que avanzamos hacia la década de 2020 ofreciendo soluciones reales a la crisis climática, la nueva carrera armamentista nuclear, y la desigualdad económica y racial que es cada vez mayor. No estoy haciendo esto solo. Lo estoy haciendo junto con un liderazgo colectivo. El grupo que me seleccionó para nominarme es muy experimentado y diverso en términos de raza, género, orientación sexual y edad. Incluyen a los ex candidatos a la vicepresidencia del Partido Verde, Cheri Honkala y Ajamu Baraka; los copresidentes del partido nacional, Tony Ndege y Margaret Flowers; activista por la paz Cindy Sheehan; activista anticapitalista Andrea Mérida, veteranos del movimiento de liberación negro como Bruce Dixon y Asantewaa Nkrumah-Ture; comentaristas progresistas como Chris Hedges y Kevin Zeese; el científico ambientalista e inquebrante miembro del Partido Verde de DC Statehood, David Schwartzman; el economista político y experto en políticas de Green New Deal, Jon Rynn; el ex supervisor del condado, casi alcalde y defensor público en San Francisco, Matt González; y tantos otros.

Objetivos de campaña

El equipo mencionado anteriormente ha trabajado duro para preparar esta campaña. Juntos hemos concebido una campaña con dos objetivos fundamentales:

  • Construir el Partido Verde como una oposición viable y activista al sistema de gobierno corporativo de dos partidos capitalistas
  • Y para poner nuestro programa ecosocialista en la agenda pública de verdadera democracia política y económica, libertades civiles, justicia social, sostenibilidad ecológica y paz.

Incluso mientras nos preparábamos para lanzar esta campaña, dos miembros de nuestro equipo central de campaña, Margaret Flowers y Kevin Zeese, acamparon en la Embajada de Venezuela durante cinco semanas en resistencia al intento de golpe de estado contra ese país, patrocinado por Estados Unidos. Esa combinación de activismo de movimiento de base y política electoral es el modelo para nuestra campaña. Dado quién me ha pedido que me postule y cuánto han trabajado para organizar una campaña, no puedo negarme. Hoy por hoy soy un sindicalista Teamster retirado pensionista. No tengo la excusa de tener que marcar tarjeta de turno cada día. Así que me siento humildemente honrado de que ustedes nos hayan traído a este punto. Trabajaré lo más duro posible a tiempo completo durante el resto de la campaña para cumplir con la increíble responsabilidad que se me ha pedido asumir. Nuestra campaña se trata de proporcionar soluciones reales a los problemas de vida o muerte a los que nos enfrentamos:

  • la rápida y cercana amenaza existencial de un holocausto climático que podría acabar con la civilización humana;
  • la nueva carrera de guerra nuclear que es igualmente una amenaza existencial para nuestra supervivencia;
  • y la inaceptable y verdadera crisis que tantas familias trabajadoras enfrentan cada mes tratando de pagar sus alimentos, alquileres, servicios públicos, facturas médicas, cuidado de niños, matrícula universitaria y / o préstamos estudiantiles, lo que resulta en una brecha de 20 años de expectativa de vida entre las personas en nuestras comunidades más pobres y aquellas de las más ricas.

El sistema de gobierno corporativo de los dos partidos capitalistas no ha logrado proporcionar soluciones reales a estos problemas apremiantes.

Nuestra campaña se trata de poder convertir al Partido Verde en un partido importante durante los próximos ciclos electorales para que podamos implementar las soluciones reales que los demócratas y los republicanos no adoptarán. Queremos poner al Partido Verde en la posición de poner en el poder a miles de Verdes en los puestos políticos locales, las legislaturas estatales y en el mismo Congreso a medida que avanzamos hacia la década de 2020.

La destitución inmediata de Trump

Nuestra campaña se trata de una oposición comprometida contra el racismo y el autoritarismo de Trump, así como contra la política dependiente autodestructiva de tantos progresistas que cuentan con los demócratas corporativos para derrotar a la ultraderecha y promulgar reformas progresistas. Estamos comprometidos con una política independiente, defendiendo nuestras soluciones sin conceder, presentando a nuestros propios candidatos para que los demócratas no puedan dar por hecho el voto de los votantes progresistas , y derrotando a la ultraderecha con un programa positivo para el pueblo. No alcanza con el lema de los demócratas de “No Trump”. Los líderes demócratas dicen que el llamamiento a la destitución de Trump sería divisivo. Pero Trump divide el país todos los días con sus tropos racistas e incitaciones a la violencia.

Trump tiene un antecedente de 40 años de crímenes corporativos y personales, seguido de crímenes y abusos de poder desde el día en que se convirtió en presidente. Solo un hombre blanco rico como Trump podría esperar poder seguir caminando en libertad. Los republicanos habrían acusado a Obama instantáneamente por cualquiera de las transgresiones de Trump. ¿Qué están esperando los demócratas?

No tenemos que esperar hasta 2020 para deshacernos de Trump. ¡Destituyamos a Trump ahora!

Esa es solo una de las muchas razones por las cuales el partido verde necesita presentar su propia opción presidencial y a otros candidatos Verdes en la boleta electoral de 2020.

Los Verdes son la alternativa progresiva al consenso bipartidista de los demócratas y los republicanos para la economía de austeridad neoliberal y para con las políticas exteriores imperialistas neoconservadoras. Nuestra campaña se trata de quitarle el poder de los súper ricos y de las corporaciones gigantes y sus comprados representantes políticos en los partidos demócrata y republicano.

Nuestra campaña trata de poner el poder en manos de la mayoría de la clase trabajadora a través de nuevas instituciones de democracia económica y política que le darán al pueblo el poder de promulgar políticas que promuevan la libertad humana, la justicia social, la seguridad económica, la sostenibilidad ecológica y la paz mundial.

Por un nuevo tratado verde ecosocialista

El tema central de nuestra campaña es un “Green New Deal” (un nuevo tratado verde) ecosocialista. Dicho Green New Deal del Partido Verde abarca su Declaración de Derechos Económicos y el Programa de Reconstrucción de la Economía Verde.

Declaración de derechos económicos

La Declaración de Derechos Económicos comienza con una Garantía de Empleo de empleos públicos para desempleados, planificado localmente y financiado federalmente.

Estamos haciendo campaña por el derecho a un salario mínimo que es un salario digno: $ 20 por hora indexado a la inflación y la productividad.

Estamos haciendo campaña para acabar con la pobreza ahora con un ingreso garantizado sobre la pobreza.

Estamos haciendo campaña por hogares dignos para todos. Queremos construir viviendas públicas de calidad hasta que todos tengan acceso a viviendas asequibles. Mientras tanto, queremos que se aumente el control universal de alquileres para detener los desalojos, el desplazamiento y la falta de vivienda en todo el país.

Estamos haciendo campaña por una atención médica integral para todos. Hacemos un llamado para un Servicio de Salud Nacional basado en la comunidad, no solo un programa de Seguro de Salud Nacional de Medicare para Todos que dejaría a los proveedores que maximizan ganancias y a las compañías farmacéuticas enriqueciéndose a través del seguro medico público de pagador único. Con sus juntas de salud locales elegidas democráticamente y con médicos y otros proveedores a sueldo en clínicas y hospitales públicos, un Servicio Nacional de Salud será más responsable y mejor a la hora de controlar los costos.

Nuestra Declaración de Derechos Económicos incluye el derecho a una educación pública gratuita y de por vida, desde cuidado de niños y pre-K hasta K-12 hasta estudios universitarios, técnicos y de posgrado a cualquier edad. Queremos aumentar los fondos federales de las escuelas públicas para reducir la proporción de alumnos por maestro a 15 a 1 para pre-K hasta el 12 ° grado.

Queremos una jubilación segura para todos, comenzando con una duplicación de los beneficios del Seguro Social.

La seguridad económica que brinda esta Declaración de Derechos Económicos nos ayudará a construir la mayoría política que necesitamos para llevar a cabo nuestro Programa de Reconstrucción de la Economía Verde.

100% de energía limpia para 2030

Nuestro programa hará que los Estados Unidos alcancen un 100% de reducción de gases de efecto invernadero y energía renovable limpia para 2030. Esa es la fecha límite que nos presiona. La mejor ciencia climática dice que los países ricos deben lograr este objetivo si el mundo es de evitar el desbocamiento del calentamiento global.

Nuestra campaña exige una prohibición inmediata a nivel nacional del fracking y toda la nueva infraestructura de combustibles fósiles. Si no dejamos de construir pozos y tuberías de fracking para alimentar plantas de energía de gas y de vehículos de hidrocarburos, esta nueva infraestructura fundada en fracking nos encerrará en otros 40 años de combustibles fósiles y un holocausto climático que terminará con la civilización.

Esta rápida conversión de todos los sectores que utilizan energía requiere una movilización a escala de la Segunda Guerra Mundial. En la Segunda Guerra Mundial, el gobierno federal asumió o construyó una cuarta parte de toda la capacidad de fabricación en los Estados Unidos para construir el “Arsenal de la Democracia” que ayudó a derrotar a los nazis. No podemos hacer nada menos para poder derrotar el cambio climático.

Programa de reconstrucción de economía verde

Es por eso que llamamos a un Green New Deal ecosocialista. Exxon y los hermanos Koch nunca reinvertirán sus ganancias de combustibles fósiles en energías renovables. Debemos nacionalizar Big Oil (las grandes petroleras) y las empresas de energía y gas en un sistema público de energía administrado democráticamente.

Para llegar al 100% de energía limpia, debemos convertir todos los sectores de producción en tecnologías ecológicamente sostenibles, desde la agricultura y la fabricación hasta el transporte, las estructuras urbanas y la restauración del hábitat.

El ecosocialista Green New Deal construirá manufactura verde. Reconstruiremos la fabricación en Estados Unidos sobre la base de tecnologías limpias sin desperdicio, desde el la fabricación de herramientas nucleo en manufactura hasta la fabricación de bienes intermedios y de consumo.

El Green New Deal convertirá la agroindustria corporativa en agricultura orgánica. La conversión a la agricultura regenerativa es necesaria para combatir el cambio climático al atraer el carbono atmosférico a la biosfera y poner fin a los pesticidas y la destrucción del hábitat de la agricultura industrial, que es una de las principales causas de las extinciones masivas de especies que están en marcha.

Queremos reemplazar la agroindustria corporativa monocultural, química e industrializada con granjas orgánicas familiares y cooperativas. Queremos precios de paridad y programas de gestión de suministros para todos los productos agrícolas a fin de asegurar que los agricultores y los trabajadores agrícolas reciban un ingreso decente por encima de sus costos de producción.

El Programa de Reconstrucción de la Economía Verde reconstruirá nuestros ferrocarriles para el transporte electrificado impulsado por energía limpia y renovable. Queremos priorizar los rieles de carga pública, el transporte público de trenes ligeros y los rieles interurbanos de alta velocidad sobre los camiones y automóviles privados en las carreteras. Nuestro programa de transporte permitirá la reestructuración de ciudades y pueblos en comunidades transitables centradas alrededor de los centros y radios de estos sistemas ferroviarios electrificados. El Programa de Reconstrucción de la Economía Verde incluye la restauración del capital natural del que depende la economía humana. Crearemos un nuevo Cuerpo de Conservación Civil para reducir el carbono y poner fin a las extinciones masivas mediante la restauración de bosques, humedales, manglares y otros ecosistemas.

Ecosocialismo

Todas estas transformaciones requieren una propiedad social basada en la democracia económica y una planificación democrática de los grandes bancos e industrias. La búsqueda de ganancias en los mercados no ha resuelto y no resolverá estos problemas ecológicos. Es hora de que el gobierno democrático sea la solución, no el problema.

Nuestro ecosocialista Green New Deal revivirá las economías de las zonas industriales del norte y centro del país hoy muertas, de las ciudades del interior y del ámbito rural.

Construiremos fábricas Green New Deal, limpias y sin desperdicios, en todos los distritos del Congreso. Reemplazaremos el complejo militar / industrial que fortalece la actual maquinaria política para su apoyo de sus presupuestos derrochadores con un complejo verde / industrial.

Lo que haremos diferente con la movilización es que no vamos a dar las fábricas que construiremos a los súper ricos y sus corporaciones gigantes como se hizo después de la Segunda Guerra Mundial.

Esta vez vamos a repartir la riqueza entregando las fábricas a los trabajadores como cooperativas de propiedad de los trabajadores.

Pagando por el Green New Deal

Vamos a pagar por este Green New Deal con impuestos más progresivos sobre los ingresos, la riqueza y las propiedades; con impuestos ecológicos sobre el carbono y otras contaminaciones y extracción de recursos; y con políticas monetarias expansivas.

El embotellamiento para el Green New Deal es el trabajo, no la tecnología o el capital.

La energía renovable ya es más barata que los combustibles fósiles y nucleares, especialmente cuando se eliminan sus subsidios. Hay mucho capital en la economía para invertir en un Green New Deal . Los capitalistas estadounidenses tienen $ 6 billones (escala numérica corta)* en activos líquidos que han invertido en los mercados financieros, que solo reorganiza y concentra aún más a los propietarios de los activos productivos que ya tenemos. Los capitalistas del mundo tienen más de $ 20 trillones (escala numérica corta) escondidos en más de 80 paraísos fiscales en alta mar. Todo este dinero podría utilizarse para inversiones en la economía real de producción. Este capital improductivo debe someterse a imposición y canalizarse a través del sector público para la inversión en nuevos activos productivos de Green New Deal.

Presupuesto para un nuevo trato ecológico socialista

El presupuesto Green New Deal que publicamos hoy muestra que creará más de 23 millones de empleos, incluidos más de 5 millones de empleos en manufactura. El desempleo real el mes pasado fue de 15.6 millones, o 9.3%. Ese número incluye a los trabajadores a tiempo parcial que desean trabajos a tiempo completo y a las personas que quieren empleos, pero se les desaconseja buscar porque no pueden encontrar trabajo y, por lo tanto, no se cuentan en las estadísticas oficiales. Eso significa que tenemos mucho trabajo para las personas que migran a los Estados Unidos.

Hoy estamos lanzando las políticas y el presupuesto para este ecosocialista Green New Deal como el estándar oro contra el cual debe medirse cualquier propuesta llamada Green New Deal. Los Partidos Verde del mundo son los originarios del concepto de un Green New Deal. Algunos demócratas han hoy asumido la marca, pero han diluido el contenido. Esa es otra razón por la cual los verdes deben lanzarse a todo nivel en las elecciones de 2020.

El presupuesto para el ecosocialista Green New Deal requiere alrededor de $2 trillones (escala numérica corta) al año en inversiones públicas. La inversión privada en la transición económica será apalancada por la inversión pública y las oportunidades comerciales que crea.

Parte de este dinero provendrá de un sistema tributario más justo. Es mejor gravar a los ricos por adelantado que pedirles prestado dinero con bonos y transferirles más de nuestra riqueza a través de pagos de intereses sobre la deuda.

Pero parte del dinero tendrá que ser prestado o creado por el gobierno federal.

Queremos capitalizar a Green New Deal bancos públicos en todos los distritos del Congreso que puedan financiar proyectos Green New Deal a un costo menor porque operan solo a un costo operacional en lugar de maximizar los beneficios y eluden las tarifas y comisiones de los bancos de Wall Street. El banco estatal de Dakota del Norte, por ejemplo, nos ha mostrado cómo hacer esto durante un siglo.

El gobierno federal también necesitará crear o pedir dinero prestado para una parte de estas inversiones.

Apoyamos la propuesta plataforma del Partido Verde para nacionalizar la Reserva Federal en una Autoridad Monetaria en el Departamento del Tesoro con el poder de crear dinero como dinero digital o billetes de Estados Unidos (Greenbacks) y gastarlo en la economía. Este dinero libre de deudas es nuestro método preferido.

Pero a la espera de la promulgación de esa reforma, apoyamos una política de Green Quantitative Easing (flexibilización cuantitativa verde), solo que esta vez, en lugar de rescatar a los grandes bancos, rescataremos a las personas y al planeta. Green Quantitative Easing implica financiamiento para proyectos Green New Deal. Aumentará la deuda nacional, pero mientras el dólar sea la moneda de reserva mundial, podemos pedir prestado todo lo que necesitemos para el Green New Deal hasta que la economía esté a plena capacidad sin arriesgar la inflación.

En cualquier caso, nos costará mucho más si ignoramos la amenaza existencial del cambio climático.

Políticas de paz

También queremos aclarar las prioridades del gobierno federal. El presupuesto militar inflado, incluidos los departamentos de Defensa, Energía y Seguridad Nacional, ahora supera $ 1trillon (escala numérica corta) al año.

Queremos recortar el presupuesto militar en un 75% para aumentar nuestra seguridad. La mayor amenaza de seguridad que enfrentamos es el cambio climático. Un presupuesto militar de $ 250 billones (escala numérica corta) seguirá siendo el más grande del mundo. Es mucho menos costoso en términos de personal y armas defender un territorio local que invadir y ocupar territorio extranjero.

Exigimos que Estados Unidos adopte una postura de defensa no ofensiva, se retire de más de 800 bases militares extranjeras y sea la superpotencia humanitaria del mundo en lugar de su imperio militar global. Hagamos amigos en lugar de enemigos. Ayudemos a los países pobres a proporcionar a sus pueblos agua limpia, educación primaria y medicina preventiva. Ayudémosles a saltar sobre la era de los combustibles fósiles hacia la era solar. Usemos los ahorros del gasto militar para invertir en un Green New Deal global. Así es como hacemos las paces con los pueblos del mundo y el planeta. Nuestra campaña se trata de volver a poner el desarme nuclear en la agenda mundial. Estados Unidos no ha cumplido con sus responsabilidades de desarme en virtud del Tratado de No Proliferación Nuclear. El gobierno de Obama inició una nueva carrera de armas nucleares con su programa de modernización de armas nucleares de $ 1 billón (escala numérica corta). La administración Trump siguió eso retirándose del tratado de la Fuerza Nuclear de Rango Intermedio, así como del acuerdo nuclear con Irán. Estos desarrollos significan que los EE.UU. y sus adversarios ahora están desarrollando armas nucleares tácticas para campos de batalla convencionales, que fácilmente se convertirán en armas nucleares estratégicas y la aniquilación nuclear global. Nuestra campaña exige un nuevo compromiso con las negociaciones para la abolición nuclear global. Exigimos que Estados Unidos cumpla con sus obligaciones convencionales y restablezca el tratado de la Fuerza Nuclear Intermedia y el acuerdo nuclear con Irán. Como medidas inmediatas, exigimos que los EE. UU. retiren sus armas nucleares de gatillo de alta alerta, adopten una política de No Inicio de Uso y se desarmen unilateralmente a un mínimo disuasivo nuclear creíble. Estados Unidos debería seguir esas iniciativas de paz con negociaciones urgentes para el desarme nuclear global completo según lo previsto en el Tratado de No Proliferación Nuclear de 1970 y exigido por el texto del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares aprobado por 122 naciones en 2017.

Green New Deal vs. Neofascismo

Nuestra campaña se ve a sí misma como parte de un movimiento internacional por un Nuevo Acuerdo Verde Global. Es el llamado popular para con un programa para la prosperidad económica y la cordura climática que puede unir a los verdes, socialistas y progresistas, como acabamos de ver a finales de mayo con los fuertes logros de los verdes que hicieron campaña por un Green New Deal en las últimas elecciones al Parlamento Europeo el pasado mayo.

El Green New Deal es el programa con el que podemos construir las mayorías políticas para derrotar a la ultraderecha en ascenso de Trump y sus homólogos neofascistas en todo el mundo. El Green New Deal es un programa positivo, de esperanza, que puede derrotar al programa negativo de temor y odio de los neofascistas basado en el racismo, la xenofobia, el irracionalismo sin fundamentos y el autoritarismo.

Justicia Económica y Racial

El Green New Deal es la pieza central de un programa agresivo para revertir la desigualdad económica y racial que ha estado creciendo durante las últimas cuatro décadas en los Estados Unidos.

La Declaración de Derechos Económicos proporcionará un piso de seguridad económica para todos los estadounidenses. La promoción de empresas públicas y cooperativas de trabajadores distribuirá los ingresos del trabajo de manera más equitativa en primer lugar en el punto de producción que los programas de impuestos y transferencias después de que los ingresos se hayan distribuido de manera desigual.

Más allá de estos programas universales, nuestra campaña emprenderá programas conscientes de la raza para remediar los daños intencional y racialmente causados de la esclavitud, privación de derechos, desposeimiento, discriminación y segregación.

La justicia racial comienza con la aplicación de las leyes contra la discriminación que ya están en los libros sobre empleo, educación y vivienda, que han sido descuidadas por las dos partes principales.

Pedimos reparaciones para los afroamericanos por cuatro siglos de esclavitud y discriminación. Pedimos la aprobación de la Resolución 40 de la Cámara, la Comisión para estudiar y desarrollar propuestas de reparación para la Ley de afroamericanos.

Pero no queremos esperar al estudio de reparaciones para hacer un pago inicial de las reparaciones ahora. Ese pago inicial es lo que es la Declaración de Derechos Económicos. Abarca las demandas que la Marcha de 1963 en Washington por Empleos y Libertad, donde Martin Luther King, Jr., dijo que los negros y los pobres habían venido a recoger en el “pagaré” de la nación para ellos. Ese pagaré debía ser cumplido por una Declaración de Derechos Económicos. Fue llevado adelante por King y otros líderes de derechos civiles con el Presupuesto de Libertad de 1966 y la Campaña de los Pobres de 1968. Estamos aquí para decir que ya es hora de que Estados Unidos cumpla con su pagaré y promulgue esta Declaración de Derechos Económicos, que el Presidente Franklin Roosevelt pidió al Congreso que promulgase en sus dos últimos discursos sobre el Estado de la Unión en 1944 y 1945.

La justicia racial significa poner fin a las horribles políticas de inmigración de esta nación que separan a los niños de sus padres y niegan el debido proceso legal a los inmigrantes que buscan asilo de la violencia y la persecución política. Nuestra campaña llama a abrir fronteras como dentro de la Unión Europea. Después de registrarse en un cruce fronterizo oficial, las personas que no son buscadas por un delito deben tener la libertad de viajar  entre y fuera de los Estados Unidos. Las fronteras internacionales deberían ser auténticas zonas de comercio justo donde las personas sean libres de viajar a través de las fronteras para trabajar, comprar, recrearse y residir.

Nuestra campaña trata sobre el comercio justo de productos y capital, mientras protegemos el derecho humano a la libertad de movimiento. Queremos que los acuerdos comerciales sean reformados o reemplazados para beneficiar a las personas trabajadoras y proteger el medio ambiente en los Estados Unidos y en todo el mundo. Nos oponemos a los acuerdos comerciales gestionados por las empresas que han permitido a las corporaciones globales enfrentarse a los trabajadores de diferentes países en una carrera hacia el fondo que ha socavado los sindicatos, los salarios, los beneficios y las normas de seguridad y medioambientales. Apoyamos las leyes de contenido nacional para permitir que EE. UU. Reconstruya su base de fabricación para implementar el Programa de Reconstrucción de la Economía Verde. Los tribunales comerciales secretos a los que solo las corporaciones y los gobiernos tienen acceso para resolver disputas comerciales deben ser reemplazados por tribunales públicos a los que los ciudadanos y los sindicatos tienen acceso.

Justicia social y libertades civiles

Nuestra campaña trata de poner fin a la llamada guerra contra las drogas y el encarcelamiento masivo. Pedimos la legalización de la marihuana y la despenalización de otras drogas en el modelo de las políticas portuguesas de reducción de daños. El abuso de drogas es un problema de salud, no un problema criminal. Criminalizar los opioides contribuye a la matanza de sobredosis fatales. Los adictos necesitan ayuda, no encarcelamiento. El tratamiento de abuso de drogas debe estar disponible bajo demanda.

El sistema de justicia penal necesita reformas importantes. Apoyamos una acción federal agresiva contra el terrorismo nacionalista blanco y la intervención federal contra la mala conducta de la policía local.

Nuestra campaña defenderá los derechos al aborto y la libertad reproductiva.

Haremos campaña por la libertad de la comunidad LGBTQIA +, en particular para la aprobación de la Ley de Igualdad para enmendar la Ley de Derechos Civiles para prohibir la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género en el empleo, la educación, la vivienda, el crédito, el alojamiento público, la adopción, la adopción. crianza de los hijos, espacios y servicios públicos, programas financiados por el gobierno federal, servicio militar y servicio de jurado.

Nuestra campaña trata sobre acciones agresivas para reducir la violencia armada fuera de las listas en Estados Unidos. Respetamos el derecho de los adultos respetuosos de la ley a poseer pistolas, rifles y escopetas. Pero exigimos medidas básicas de seguridad de armas para proteger la seguridad pública, incluidas las verificaciones de antecedentes universales, la prohibición de la venta y un programa de recompra de armas de asalto militar y leyes de “bandera roja” para eliminar las armas de fuego con el debido proceso de las personas que puedan presentar un peligro inminente para ellos mismos o para otros.

Nuestra campaña defenderá nuestras libertades civiles. Lucharemos contra los denunciantes y publicadores de la fiscalía en virtud de la Ley de espionaje de 1917, que siempre se ha utilizado para la represión política y nunca más que durante las últimas dos administraciones. Las acusaciones de Assange bajo la Ley de Espionaje son un asalto total a la libertad de prensa. Pedimos una prohibición total de la vigilancia masiva sin orden judicial por parte de nuestro gobierno.

Las soluciones reales no pueden esperar

Para aquellos que dicen estas demandas y los candidatos verdes tienen que esperar hasta que Trump sea removido en 2020, les decimos que se unan a nosotros para exigir que Trump sea destituido ahora.

A aquellos que dicen que los Verdes dividirán el voto y permitirán que los republicanos ganen, les decimos que se unan a nosotros para luchar por el voto popular de elección de presidente y la representación proporcional en el Congreso para poner fin al dilema de división de votos de una vez por todas.

Dos de los últimos tres presidentes perdieron el voto popular. Los demócratas, que ganaron el voto popular pero perdieron la presidencia en esas elecciones, pero nunca han hecho campaña para abolir el Colegio Electoral y reemplazarlo con un voto popular de elección de presidente. Esa es exactamente la razón por la cual el Partido Verde debe presentar candidatos: poner propuestas como esta en un debate público que los dos partidos capitalistas ignoran.

Los demócratas tienen sus miles de millones en fondos de campaña. Trump es el presidente más impopular de la historia. Si los demócratas no pueden derrumbar a Trump en 2020 (si no es acusado, condenado y destituido de su cargo primero), no pueden hacer nada.

La mayoría de los demócratas del Congreso y sus líderes comparten las políticas militaristas extranjeras y militares de Trump y los republicanos. Han apoyado a Trump en el aumento del gasto militar, la financiación de la nueva carrera de armas nucleares y en la guerra de cambio de régimen contra Venezuela.

Esas son más razones por las cuales nosotros necesitamos la alternativa verde ahora, no después de 2020.

Si bien algunos demócratas del Congreso apoyan Medicare para Todos y el Green New Deal la mayoría de ellos no lo hacen. E incluso aquellos que llevaron la marca del Green New Deal al congreso diluyeron el contenido con el que el Partido Verde ha hecho campaña durante la última década.

La resolución no vinculante para un Green New Deal presentada en el congreso por la representante Alexandria Ocasio-Cortez y el senador Ed Markey extendió el plazo para cero emisiones de gases de efecto invernadero del 2030 al 2050. Cortó la prohibición del fracking y la nueva infraestructura de combustibles fósiles. Se redujeron los profundos cortes en el gasto militar eliminando los ahorros que se invertirán en un Green New Deal global.

La entonces presidenta de la cámara de representantes, Pelosi no llevó ni siquiera a este diluido Green New Deal a la cámara para un voto. En el lado del Senado, el líder, McConnell lo sometió a votación y ningún senador demócrata votó a favor.

Seremos condenados si esperamos por los demócratas mientras el planeta arde.

Construye el Partido Verde

Les pido que se unan a nosotros en esta campaña. Solo tendrá éxito si tenemos decenas de miles de pequeños donantes y activistas en el terreno. El objetivo principal de nuestras actividades de campaña en 2019 será ayudar al Partido Verde a conseguir su inclusión en la boleta electoral en los 50 estados y el Distrito de Columbia. Estados Unidos tiene las leyes de acceso a las boletas más restrictivas de cualquier democracia electoral en el mundo. Y los demócratas y los republicanos diseñaron el sistema de esa manera. Pero vamos a vencer a su sistema de todos modos.

Nuestra campaña calificará para fondos de contrapartida compensatorios federales con anticipación para que podamos comenzar a recibir dichos fondos en la fecha mas próxima posible, el 1 de enero de 2020. Eso significa que sus contribuciones de hasta $ 250 se duplicarán con fondos de contrapartida federales. Los principales candidatos del partido, que están tan llenos de dinero corporativo, rechazan los fondos de contrapartida para poder superar los límites de gasto del programa de fondos de contrapartida.

Nuestra campaña empleará organizadores experimentados para ayudar a los miembros locales del Partido Verde a organizarse mejor y apoyar a sus candidatos.

Nuestra campaña ayudará a nuestros partidos y candidatos verdes locales a expandir la base del partido entre la clase trabajadora, los jóvenes y las personas de color.

Únete a nosotros

Como candidato, seré la voz de este programa de cambio positivo. Pero la campaña no tendrá éxito si no construimos un movimiento de activistas y donantes para llevar nuestra organización y soluciones directamente al pueblo. Por favor únete a nosotros ahora. El clima, la paz y nuestras expectativas de vida no pueden esperar.

En solidaridad,

Howie Hawkins

 

 

 

 

*Billón en español es un millón de millones (un uno seguido de 12 ceros: 1 000 000 000 000) lo cual se denomina como “escala numérica larga” ). “Billion” en el inglés americano tiene el sentido de mil millones (un uno seguido de 9 ceros: 1 000 000 000), lo cual se denomina como “escala numérica corta.

Howie Hawkins 2020

Sign up to stay in touch

You have Successfully Subscribed!

Share This
X
X